15 lugares imprescindibles que ver en Dublín en un día 100% épico

Durante nuestro último viaje por Irlanda, nuestro campamento base lo establecimos en Dublín, una de las capitales europeas con más divertidas de todo el norte de Europa donde “trébol en mano”, los colores de Irlanda junto al espíritu de San Patricio en la mochila y una curiosa rasca de 7ºC de un frio mes de abril, dedicamos poco más de 24 horas a recorrer los lugares más imprescindibles que ver en Dublín en un día donde no faltaron la famosa Catedral de San Patricio, preciosos parques de tulipanes, los ciervos locos de Phoenix Park o la famosa calle Temple Bar y sus bares repletos litros de Guinness y decibelios de folk.

Temple Bar, uno de los lugares imprescindibles que ver en Dublín

Para muchos, lo mejor de Dublín son sus súper fiestones del 17 de Marzo, día de San Patricio, la casa de la cerveza Guinness o la maravillosa The Old Library, una de las bibliotecas más famosas del mundo.

Biblioteca de la Universidad Trinity College de Dublín

Y bueno, pese a que Dublín se recorre perfectamente en un día o día y medio, hay que organizarse bien porque aunque sea una ciudad chiquitita, tiene tantas cosas chulas que ver que esa es la razón del por qué de este divertido post donde os cuento el itinerario que hicimos nosotros durante un día recorriendo las que a nuestro juicio son todas esas cosas imprescindibles que ver en Dublín para pasar un día de diez en la capital irlandesa.

Frente al estanque de St. Stephen Green, uno de los lugares más bonitos que ver en Dublín

Así que nada, pillad papel y boli que este post viene cargadito con los mejores pubs para comer, tomar una cerveza o escuchar folk; un listado con los mejores lugares que ver en Dublín y las mejores visitas que hacer; la excursión a la famosa fabrica Guinness “sin colas”; y algún que otro rinconcito secreto y consejos que a lo largo del viaje fuimos considerando para un segundo viaje sin meteduras de pata.

Parque St Stephen’s Green y sus flores

Como casi todas las mañanas en Dublín, la mañana amaneció fría, húmeday soleada en nuestra casita al sur de la ciudad.

Saliendo de nuestra casa en Dublín

Tímidos rayitos de sol, vestirían de gala al primero de los lugares más bonitos que ver en Dublín que inauguraron nuestra visita por la ciudad.

Casitas del parque St. Stephen Green de Dublín con flores amarillas

Os presento al precioso parque St. Stephen’s Green, uno de los pulmones más bonitos de la ciudad que pese a que no es muy grande y está rodeado del tráfico de la ciudad, no os lo podéis perder sobre todo si lo visitáis entre los meses de Abril y Junio.

Campo de flores rojas del parque St. Stephen Green, uno de los sitios más bonitos que ver en Dublín

En estos meses, el parque se viste de gala con cuidadísimos jardines flores de todos los tipos y colores más propios de una floristería que de un parque urbano.

Puente sobre las aguas del estanque del parque St. Stephen Green

Miraras donde miraras… encontrarás flores amarillas, naranjas, blancas, rojas, lilas… ¡había flores por todas partes! ¡Qué colores!

Rosas blancas en uno de los parques que ver en Dublín

Una maravilla donde cada rincón de este parque convierte a este lugar en el escenario de un poema romántico y uno de los sitios más bonitos que ver en Dublín entre flores y los cisnes de su estanque.

Flores amarillas en uno de los rincones más bonitos que visitar en Dublín

Fijaos qué preciosidad de casitas que hay dentro del parque. ¿Quién vivirá aquí? ¿Hansel y Gretel? 😀 Totalmente de cuento.

Casita junto a jardín repleto de flores con ventanas blancas de madera

A cada paso que dabas por el parque te quedabas más y más enganchado del lugar. ¿Cómo se logra un jardín con semejantes flores? Os juro que ni en Versailles, en París, ni en plena temporada de tulipanes en Amsterdam vi nada tan cuidado. En serio.

La famosa Catedral de San Patricio

Del parque salimos caminando en dirección a la que sería la siguiente parada del día: la Catedral de San Patricio, uno de esos lugares imprescindibles que ver en Dublín, sí o sí, y a la que llegamos callejeando entre iglesias encajadas entre edificios de ladrillo visto y oscuros callejones rodeados de pubs, pubs y más pubs. ¡Los clichés de Irlanda poco a poco se empezaban a entrever!

Calles de Dublín de ladrillo visto y una iglesia entre los edificios

No hay nada mejor que caminar y callejear por esta ciudad. Sus fachadas rojizas, ocres, naranjas y marrones de ladrillo visto, los personajes que ves por las calles, el ritmo de vida de una de las ciudades con mayor PIB del mundo donde lo mismo ves un Jaguar último modelo que un coche clásico… en serio, sólo pasear Dublín, os va a gustar un montón 🙂

Clásica que ver en el centro de Dublín de fachadas rojas, ocres y marrones

Tras 10-15 minutitos andando desde el parque, por fin, pusimos cara a la catedral de San Patricio de Dublín, considerada como la catedral del país y una joya arquitectónica que como decía arriba, no os podéis perder.

Coro de la iglesia de San Patricio en Dublín

La leyenda de este lugar se remonta a aquellos días en los que San Patricio, al parecer, convertía al cristianismo a los paganos de la ciudad bautizándolos en un pozo que se hallaba en el lugar donde hoy se haya esta catedral.

Interior de la catedral de San Patricio de Dublín

Su interior, sobre todo la zona del coro… os va a flipar. Como curiosidad, deciros que aquí se cantó por primera vez el Mesias de Hendel. Y no es de extrañar que escogieran semejante lugar para su estreno. Para mi gusto, este coro es de los lugares más espectaculares que ver en Dublín. Debió ser una maravilla ver el estreno en un lugar así.

Detalle de banderas del Reino Unido en el interior de la catedral de San Patricio de Dublín

Otra de las curiosidades que debéis buscar dentro es la tumba y la máscara mortuoria de Johnatan Swift, el escritor de “Los viajes de Gullivert” que encontraréis en el centro de la catedral. Sí… vale… es un poco morboso este dato… ¡pero sabéis perfectamente que la buscaréis! 😀

Un kit-kat en la pastelería Queens of Tarts

De la catedral de San Patricio fuimos caminando hasta el Ayuntamiento de la ciudad con un par de paradas obligatorias que ver en Dublín. La primera parada la hicimos frente a la curiosa Catedral Christ Church, la más antigua de la ciudad. Y digo curiosa porque si os fijáis, parte de la catedral, ¡es un puente!

La catedral con puente de Dublín

Y la segunda parada, con más hambre que el perro de un ciego, recargamos los gaznates en uno de los lugares más dulces de la ciudad. Nada más y nada menos que en la famosa pastelería Queens of Tarts. La meca del glotón en Irlanda, creedme.

Queen of Tarts, en Dublín

Para muchos esta pastelería es la “reina de las tartas”, tal como dice su nombre, y uno de los mejores lugares donde ir en Dublín para merendar, desayunar o simplemente darse un dulce homenaje que dispare el azúcar en sangre. Fijaos qué pintaza tiene sólo el escaparate de la pastelería con esas tartas… 😀

Escaparate de tartas de la pastelería Queen of Tarts de Dublín

Este lugar es de tradición familiar y en él encontraréis desde cafés, chocolates, tartas, bizcochos, cupcakes, pastelitos delicatessen… mil cosas. Llevan ahí décadas y todo lo que hace esta familia resucitaría a un muerto.

En el interior de la pastelería Queen of Tarts de Dublín

Nosotros pedimos un chocolate caliente con marshmallows (esponjitas dulces, un clásico) y una tarta de cocholate. Y mi hermana, hizo lo propio con un cafelito y una tarta de queso que compartió con Juan. Todo súper rico.

La cúpula del ayuntamiento de Dublín

Justo a la salida de Queens of Tarts nos topamos con uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad: el Ayuntamiento de Dublín. Posiblemente uno de los mejores sitios que ver en Dublín gratis y que desde luego bien merece la pena una visita por ser uno de los mejor conservados de Europa. Atentos a su interior, vais a flipar. Fijaos qué pasada 😉

Cúpula del ayuntamiento de Dublín

Aquí nos tenéis en la conocida como “la rotonda”, bajo la preciosa cúpula del City Hall de Dublín. Uno de esos sitios que ver en Dublín que frecuentemente pasan desapercibidos para muchos viajeros en la ciudad pero que bien merece una visita. Según cuentan, en este lugar se guardan más de 100 cartas reales, la espada y la maza de la ciudad.

Los cuatro bajo la rotonda, como se conoce a la cúpula en el City Hall de Dublín

Por aquí os dejo un vídeo que resume un poco todo lo que os he contado hasta ahora 😉

Hasta aquí, guay, ¿no? ¡Y esto sólo acaba de empezar!

Conocer la historia de Molly Mallone

Junto con la cúpula del ayuntamiento, otra de las cosas que ver en Dublín que no debes pasar por alto es la estatua de Molly Mallone de la calle Grafton St. Ya no porque sea “espectacular”, que ni mucho menos lo es, sino porque es un icono nacional cuya historia es tan famosa que se ha convertido en un himno para el país.

Molly Mallone, la historia más curiosa de Dublín

La pobre Molly Mallone era pescadera de día y prostituta en la noche, y pese a que su existencia nunca se probó, ella es la protagonista de la canción “cockels and mussels” que desde el siglo XIX se canta en Dublín y que a día de hoy se ha convertido en un clásico y sigue sonando en los pubs de medio país.

Los cuatro posando junto a Molly Mallone

Aparte de hacernos una foto con ella, esta estatua es una de las cosas más típicas que ver en Dublín que por otra parte se encuentra en una de las calles peatonales más animadas y repletas de pubs, Grafton St, junto al famoso Temple Bar.

La primera Guinness en el O’Neills

Muy cerquita de la estatua de Molly Mallone, en la esquina entre las calles Church Lane y Suffolk St, encontraréis uno de los sitios más míticos que visitar en Dublín, el archiconocido pub O’neills. ¡Todo un clásico entre los pubs!

En el interior del Pub O'neills, un clásico de Dublín

Y bueno, para ir abriendo boca, la primera cerveza Guinness os la podéis pimplar aquí tranquilamente antes de seguir con la ruta por la ciudad.

Bebiendo cerveza en el interior del pub O'neills

Desde luego, lugar más épico que el bar O’neills de Dublín para trincaros la primera Guinness, pocos vais a encontrar. Es el clásico pub irlandés de libro.

La biblioteca Old Library de Trinity College

Tras cargar el tanque con la primera Guinness, pusimos rumbo a uno de los lugares más recomendables que ver en Dublín: la increíble y majestuosa biblioteca Old Library de la universidad Trinity College. No sabéis la de años que he querido poner cara a este lugar.

The Old Library, en la universidad Trinity, de los lugares más impresionantes que ver en Dublín

En esta bibilioteca se encuentran la friolera de 200.000 libros ordenados por tamaño y letra. Agárrate 😀 Su joya de la corona es el conocido como Book of Kells, escrito por monjes celtas que contiene los 4 evangelios del Nuevo Testamento. Como diría aquel: “very ameisín maifrén”. Fijaos en el detalle de los libros.

Libros antiguos en el interior de la biblioteca de Dublín

Posiblemente habréis oído que en esta biblioteca se rodó Harry Potter y el Episodio II de Starwars. Pero no. Lo de Harry Potter es falso. Jamás le dieron el permiso a la productora por eso de que Irlandeses con Ingleses… como que no. Y lo segundo, de Starwars, tampoco. Sin embargo, pese a que le dieron la negativa, si que es verdad que la productora de Lucasfilm logró reproducir la bibilioteca en 3D y con “libros de luz”.

Como veis en el vídeo, este lugar es sencillamente brutal y sin duda uno de las mejores cosas que ver en Dublín. A nadie deja indiferente sus 65 metros atiborrados de libros hasta la bola. Parece irreal 🙂

Diario de un Mentiroso en el interior de la biblioteca de la universidad Trinity College de Dublín

¡Consejazo! Si no queréis pegaros un tiro al llegar a la universidad, os aconsejo encarecidamente que saquéis la entrada por internet antes de ir si no queréis pegaros un tiro al llegar 😀

Temple Bar y las puertas de color de Dublín!

Desde la universidad Trinity College caminamos hasta uno de esos sitios imprescindibles que ver en Dublín que no pueden faltar en vuestro viaje. ¡Nos vamos a Temple Bar! Uno de los barrios más famosos de la ciudad, cuyo lugar más famoso e icónico es el propio pub “Temple Bar” y donde un paseíto diurno, sin borrachos liándola, no está de más para poner cara al barrio antes de que caiga la noche y la Guinness inunde estas calles.

Uno de los pubs de Temple Bar, en Dublín

La leyenda dice que realmente el origen del nombre de esta zona no es porque sea el “templo de los bares”. Que sí, realmente podría serlo perfectamente. No he visto más ingesta de cerveza por metro cuadrado en toda mi vida 😀 Pero según la leyenda, un tal “Mr. Temple”, paseaba a diario por esta zona cuando antiguamente todas estas calles eran simples campos.

Callejón en Temple Bar, Dublín

Al parecer, en gaélico, la partícula “Bar”, significa “Camino” por lo que en realidad la calle Temple Bar no es mas que el “Camino de Temple”. Esta es la típica historia que cuentas a tus colegas y quedas como Dios 😀

Señora posando para nosotros muy elegante frente a uno de los pubs de Temple Bar

Así que ya sabes, la historia del Sr. Temple… mínimo te hará ganar una birra gratis. Pero espera, agárrate que tengo más 😉

Uno de los laterales del famoso pun Temple Bar

Otra de las curiosidades que ver en Dublín son sus puertas de colores repartidas por toda la ciudad y la leyenda sobre el por qué unas son rojas, otras amarillas, azules, verdes, lilas… jamás la adivinaríais y te aseguro que merece la pena que la sepas.

Las puertas de colores de Dublín

Según cuenta la leyenda, hubo un tipo que se pilló una cogorza de campeonato en Temple Bar, y al volver a casa, encontró a su mujer con el vecino practicando la coyunda. Ante tal panorama, cortó por lo sano y se cargó a ambos. A la mañana siguiente, con un resacón de la leche pudo comprobar que se había metido por equivocación en la casa del vecino y que esa no era ni su casa, ni su mujer y obviamente el vecino estaba ahí porque era donde debía estar. ¡Era su propia casa! 😀

Frente a una puerta roja en Dublín

Obviamente este borracho acabó en la cárcel pero desde entonces, cuenta la leyenda, que para evitar este tipo de problemas cada puerta tiene un color distinto con tal de evitar este tipo de equivocaciones por parte de los borrachos. ¡Tiene cuyons eh! ¡Vaya historia!

La avenida O’Conell y la aguja Spire

Desde Temple Bar cruzamos el rio Liffey en dirección a una de las avenidas más largas y anchas de Europa, la avenida O’Conell, famosa por la propia estatua del general O’Conell que la preside, por sus tiendas y restaurantes pero sobre todo por la gigantesca aguja Spire, cuya forma, no os dejará indiferentes.

Avenida O'conell con el monumento a la luz Spire al fondo, de los lugares más curiosos que ver en Dublín

Si te preguntabas que cosas ver en Dublín, curiosas, fuera de lo común y extraordinariamente raras, este obelisco metálico de 120 metros de altura llamado “Monument of light” creo que responde a tu pregunta a base de bien 😀 Una locura más de la arquitectura moderna que tanto da que hablar en muchas ciudades del mundo con su ya clásico “why not?” a la hora de hacer cosas así.

La fábrica de cerveza Guinness Store House

Atrás dejamos la avenida O’Conell y continuamos caminando paralelos al rio Liffey en dirección a la fabrica de cerveza Guinness Store House, una de las cosas más chulas que ver en Dublín que te guste o no la cerveza y cuya caminata, desde el rio hasta la propia fábrica, nos permitió descubrir rinconcitos tan chulos como este.

Rinconcito que vimos paseando por Dublín de una puerta rodeada de vegetación

Como decía al principio del post, una de las mejores cosas que tiene Dublín es que simplemente paseando te lo pasas pipa. Atentos a este personaje en manga corta y pantaloncito a 5 grados que hacía en la calle 😀 Es lo que mi madre denominaría “un chicarrón del norte”. Esta gente está hecha de otra pasta… de verdad 😀

Señor dublinés en manga de camisa y pantalón corto con 5 grados de temperatura

Tras casi 30 minutos caminando de calle en calle hasta la fábrica y oliendo el aroma de la cebada en todo momento, por fin, ¡llegamos! Esperamos la cola durante casi 1 hora que nos habríamos ahorrado de haber tenido la Dublin Pass, y que tras apoquinar, por fin… entramos al paraíso de la Guinness a través de un recorrido chulísimo donde tienes la sensación de estar en un videojuego más que en una fábrica de cerveza.

Interior de la Guinness Store House, la fábrica Guinness de Dublín

La visita a la fábrica la tienen dividida en salas. Por un lado te explican el proceso de elaboración de la cerveza.

Granos de cebada en el interior de la fábrica de la cerveza Guinness de Dublín

A través de salas espectaculares te van mostrando como el genio cervecero Arthur Guinness llegó a elaborar tan maravillosa cerveza empleando simplemente agua, cebada, lúpulo y levadura.

La fábrica de la cerveza Guinness, uno de los lugares imprescindibles que ver en Dublín sí o sí

Una cervecería 360º llamada Gravity Bar donde podréis tomar una pinta con vistas a TODA la ciudad a una altura de más de 40 metros.

El famoso Gravity Bar de la Guinness Store House de Dublín

Y un montón de restaurantes repartidos por toda la fábrica con menús basados al 100% en cerveza como no podía ser de otra manera.

Restaurantes en el interior de la Guinness Store House de Dublín

La carne de cordero macerada en salsa de cerveza Guinness estaba… alucinante.

Carne en salsa de cerveza Guinness de la fabrica de cerveza de Dublín

Tras almorzar en la fábrica hicimos un curso para aprender a tirar una buena cerveza Guinness en la que se conoce como Guiness Academy. Y no os creáis que es sencillo. Tiene su técnica y seguir los pasos adecuados hará que la cerveza tenga aspecto de Guinness y no de un Colacao con grumos.

Barman en la Guinness Academy

Para servir una Guinness es importante servirla en un vaso Guinness ya que deberemos echar la cerveza en ángulo de 45º hasta que el nivel de cerveza llegue al arpa. Tras esto, la pondremos poco a poco vertigal sin soltar el tirador y la dejaremos reposar unos minutos donde veréis una especie de cascada en la cerveza. Ahí tenéis al tío haciendo de bar man 😀

Diario de un Mentiroso echando una caña en la Guinness Store House de Dublín

Una vez hecho esto, pondremos el tirador en modo espuma y rellenaremos 1cm de espumita por encima. Hecho esto y tras la aprobación de la profesora cervecil os darán un diploma que perfectamente podréis adjuntar a vuestro currículum de Infojobs.

Diploma de la Guinness Store House de Dublín

Con nuestro título de superbarman en la mano, pasamos a la Tasting Room a través de un túnel psicodélico de lásers naranjas tras los que encontramos unas máquinas de humo aromatizadas con la esencia de cada uno de los ingredientes que componen una buena Guinness y una barra con distintos tipos de cerveza Guinness 😀 La puesta en escena de la fábrica es brutal, en serio.

Tasty Room de la Guinness Store House de Dublín

Alguno por poco pilla un colocón allí 😀 Por aquí os dejo un vídeo con la experiencia en la fábrica con el que os haréis una idea, mucho mejor, de lo que allí se cuece. Y nunca mejor dicho 😀 ¡Dentro vídeo!

Los ciervos locos de Phoenix Park

Tras la visita a la Guinness Store House y aún con luz suficiente para aprovechar, pusimos rumbo a otro de los parques más bonitos que ver en Dublín: el famoso y gigantesco Phoenix Park, donde nuestro objetivo no era otro que buscar a sus invitados más peculiares… sí, es lo que imagináis.

Cartel de ciervos en el Phoenix Park de Dublín

En efecto, ¡ciervos! La peculiaridad de este parque, por llamarlo de alguna manera, ya que tiene casi 5 kilómetros de largo por 3 kilómetros y podría ser un bosque, es que en su interior viven ciervos en libertad. Sangre, sudor y casi 45 minutos andando nos costó localizarlos. ¡Pero qué barbaridad! ¡Eran muchísimos!

Diario de un Mentiroso con los ciervos del parque Phoenix de Dublín

En la imagen se les ve muy tranquilos y apacibles pero os aseguro que son muy salvajes. Sobre todo si se les da comida.

Ciervos de Dublín en el Parque Phoenix, de las cosas más curiosas que ver en Dublín

Nosotros tuvimos que salir por patas. ¡Literalmente! Ojito también con el cesped que está minado de truños cierviles, más abajo os dejo un vídeotutorial para aprender a dejar vuestros zapatos impolutos.

Como veis en el vídeo de arriba no exageraba en absoluto 😀

Del Millenium Bridge a una cena folk en Merchants Arch

De todos los lugares que ver en Dublín, no podéis conformaros con visitar Temple Bar sólo de día, de modo que aprovechando que el sol caía en Phoenix Park, pillamos un taxi hasta el famoso Millenium Bridge que además nos llevaría con sólo cruzarlo a las calles repletas de pubs de Temple Bar.

Millenium Bridge de los puentes más bonitos de Dublín

El Millenium Bridge es una maravilla. De todos los puentes de Dublín yo diría que es el más bonito y al igual que ocurre en otros muchos lugares del mundo se ha puesto la moda del candadito del amor… por favor, no lo hagáis 😀 Y si queréis mi consejo, cruzad el puente al anochecer, en hora mágica, justo al ponerse el sol, que es cuando más bonito está el puente. Y bueno, aprovechando que a esa hora se cena en Dublín, os propongo ir al mismo restaurante que nosotros fuimos, el pub Merchants Arch, donde os esperará un ambientazo brutal y una comida riquísima y donde sin comerlo ni beberlo, nosotros acabamos de manera totalmente improvisada!

Espectáculo de folk en un pub de Irlanda

El sitio es el clásico pub irlandés con musicón a tope, ambientazo hasta la bola y Guinness a diestro y siniestro y una comida riquísima. De todo el menú os recomiendo encarecidamente sus guisos de ternera con patata y salsa de cerveza Guinness. Absolutamente alucinantes.

Sopa de carne de cordero con verduras

Otro plato que está buenísimo son los guisos de cordero. Lo sirven como si fuera una sopa, también elaborado a partir de cerveza Guinness y… ouh yeah… para chuparse los dedos.

Restaurante Merchants Arch en Dublín

Pero lo mejor fue el ambientazo del bar. Si buscáis un sitio donde cenar en Dublín, pediros unas cervecitas o refrescos y pasarlo bien con el ambiente… este es el sitio. Además sin perdida ninguna. Está justo enfrente del Millenium Bridge y a las puertas de la noche de Temple Bar 😉

Letrero de la calle Temple Bar, uno de los sitios más tipicos que ver en Dublín

¡Alrededor de 2 horas estuvimos allí! Y como aún había ganas de seguir y estábamos a las puertas del barrio de barrios de Dublín, pusimos rumbo a desmitificar la noche de Temple Bar y su famoso ambiente de fiesta.

¡Vivir la noche de Temple Bar!

Irse de Dublín sin dar un paseo por Temple Bar de noche es todo un crimen que no puedes cometer. Digamos que la fiesta empieza en la calle y el desmadre termina en el interior de los pubs donde mejor pide tapones porque se vienen muy pero que muy arriba.

Pub Temple Bar, uno de los lugares imprescindibles que visitar en Dublín

El epicentro de la acción es este lugar. El mítico pub Temple Bar, donde yo os sugiero que arranquéis la noche con una pinta y de ahí que sea lo que Dios quiera.

Animadas calles de Temple Bar en el centro de Dublín

Por la calle encontraréis de todo. Desde fiestas con despedidas de soltero de lo más locas con personajes de todo tipo. Atentos a este vigilante de la playa 😀

Un loco disfrazado de vigilante de la playa en una despedida de soltero en Temple Bar

A apuestas a pie de calle de a ver quién hace más dominadas o la clásica bicicleta trampa que ganas 50€ si consigues andar con ella 2 metros 😀

Barrio de Temple Bar en la noche, un imprescindible que ver en el centro de Dublín

De todas, todas, Temple Bar es de los lugares más divertidos que ver en Dublín. El ambiente aquí es insuperable y si encima lo hacéis coincidir con las fiestas de San Patricio… para qué os voy a contar. Y recordad… cuidado con la Guinness que el señor Temple siempre estará observando…

Misteriosa cara en una de las calles del barrio de Temple Bar

Y hasta aquí nuestra ruta con los mejores rincones que ver en Dublín. ¡Pero aún no os vayáis! Aquí abajo os dejo un montón de información útil para vuestro viaje 😉

Información practica si vas a viajar a Dublín

A continuación os dejo los enlaces a un montón de webs donde es muy posible que necesitéis reservar no solo si vais a viajar por Dublín sino también si tenéis pensamiento de hacerlo por los alrededores.

  • ENTRADA BIBLIOTECA TRINITY COLLEGE: Por aquí os dejo un enlace para que saquéis las entradas antes de ir y así no tendréis que comeros la tremenda cola.
  • DUBLIN PASS: Con esta tarjeta amortizaréis bastante los precios a los sitios y sin hacer colas. Podéis comprarla directamente desde aquí. Sólo la Guinness Store House son 20€. Eso sí, el día que vayáis a usarla, levantaros pronto que a las 17:00 empiezan a cerrar todo.
  • DONDE DORMIR BARATO EN DUBLÍN: Dormir en esta ciudad es carísimo. Si andáis buscando sitios donde dormir BBB, jeje, echadle un ojo a este post que escribí que seguro que os ayuda a escoger lugar donde dormir.
  • VUELOS BARATOS A DUBLÍN: Normalmente utilizo este comparador de vuelos, sólo tenéis que hacer click que ya os he colocado el enlace a Dublín.
  • EXCURSIÓN JUEGO DE TRONOS: Esta excursión por los alrededores de Dublín os llevará a lugares súper épicos donde se ha rodado Juego de Tronos. ¡Para los fans!
  • FREE TOUR POR DUBLIN: Si queréis olvidaros de mapa y que os lo expliquen todo, podéis pillar este freetour desde aquí.
  • MAPA GRATIS Y OFFLINE DE DUBLIN: Por aquí os dejo mi ficherito de ubicaciones de Dublín que me curré y la app de maps.me para que las llevéis en el móvil.
  • EXCURSION CALZADA DEL GIGANTE: ¿Habéis visto el basalto alguna vez? Os aseguo que esta excursión os va a gustar muchísimo. ¡Echadle un ojo!
  • TRANSFER DEL AEROPUERTO A DUBLIN: Si no vais con coche de alquiler propio esta opción tal vez os interese. Os la dejo por aquí para que lo llevéis reservado.
  • ALQUILER DE COCHE: Si necesitáis coche de alquiler mirad en este comparador. Usando este enlace-cupón a veces la web desbloquea descuentos del -15% en algunas compañías. Depende la temporada.
  • EXCURSIÓN A LOS ACANTILADOS DE MOHER: Posiblemente sea la excursión estrella. Es uno de los sitios más visitados de Irlanda. Si vais sin coche echadle un ojo a este tour desde Dublín. ¡Está genial!

Con todos estos enlaces y un bizcocho, me despido de vosotros hasta nuevo reportaje! 😀 El viaje a Dublín fue MUY especial para mi y mis amigos. Lo recuerdo con muchísimo cariño y espero que todos vosotros lo paséis tan bien como nosotros. Podéis seguirme en mi página facebook por si queréis pedirme la dirección de casa para enviarme un jamón; y en mi cuenta de Instagram, donde me haría ilusión que me etiquetarais si os trincáis una tarta en Queens of Tarts o con el amigo Tomas en la cúpula del Ayuntamiento.

Señor irlandés que saluda tras recorrer lo mejor que ver en Dublín

¿Conoces algún otro lugar que añadir a este listado con los mejores sitios que ver en Dublín? ¡Déjalo en comentarios!

Dedicado a mis andaluces, Julia, Diana y Juan. Abril de 2017.