The Dark Hedges, el bosque de Juego de Tronos en Irlanda del Norte

Una de las localizaciones de nuestro viaje por Irlanda que más ganas tenía de desvirtualizar era la del famoso bosque de Juego de Tronos de Irlanda del Norte cuya aparición en la serie lo hizo saltar a la fama atrayendo a fotógrafos, curiosos y fans de la serie de todo el mundo que en poco tiempo han ido llenando la red de imágenes espectaculares del conocido como The Dark Hedges. Un bosque de hayas plantado por una ricachona familia del siglo XVIII, entre cuyas ramas se dice que en la noche se pasea Lady Gray, –una supuesta sirvienta de estos ricachones que falleció en extrañas circustancias–… y sin duda uno de los lugares más increíbles que he tenido la suerte de fotografiar.

Fotograma de HBO Juego de Tronos en el bosque Dark Hedges de Irlanda

Como casi todas las mañanas, el día amaneció gris, frio y húmedo en nuestra preciosa casita del sur de Dublín. Los grajos iban en metro. ¡Menuda rasca!

Saliendo de nuestra casa en Dublín

Era nuestro tercer día en Irlanda y tras varios días descubriendo Dublín y el Oeste del país, hoy la idea era subir hacia el norte, en coche de alquiler, para salir de Irlanda y entrar en Irlanda del Norte, para entre otros, poner cara al bosque de Juego de Tronos al que llegaríamos en mitad de una manta de agua que no nos dejó bajarnos del coche.

Comiéndonos unos bocadillos y espaguetis dentro del coche en Irlanda del Norte

Finalmente, tras varios minutos esperando en el coche, logramos bajar pero lo que encontramos fue un aluvión de guiris, coches, un microbus y hasta una máquina hormigonera. Digamos que no era la estampa que imaginábamos ver ni fotografiar… menuda decepción.

Así es en realidad el bosque de Juego de Tronos de Irlanda del Norte

No siempre se tiene la suerte de llegar a un lugar y verlo tal y como te imaginabas… y en este caso, el bosque irlandés de Juego de Tronos, puedo confirmar que es un sitio más para la lista de “lugares expectativa Vs realidad” como ya ocurre con sitios como Santorini, las Piramides de Keops o la Fontana Di Trevi, que todos imaginamos de un modo idílico pero cuya realidad son esos lugares con 3 millones de turistas vestidos con la luz apagada haciendo selfies de manera compulsiva. Un horror.

No hay mal que por bien no venga

Tras intentar buscar aunque fueran 5 minutillos en los que poder ver el bosque The Dark Hedges tal y como lo imaginábamos, es decir, “sin gente”, finalmente decidimos abortar misión… entre la lluvia, los guiris, autobuses, coches, etc… aquello no era ni de lejos lo que habíamos soñado con ver y en ese caso lo mejor era seguir con nuestro viaje por el norte de Irlanda dejando atrás este lugar algo decepcionadillos.

Caminando por uno de los campos de praderas infinitas de Irlanda

Y así fue como salimos de allí para terminar, de manera improvisada, a unos 25 kilómetros al norte de los hayedos de The Dark Hedges en una chulísima cafetería, en mitad de la nada, junto al castillo de Dunluce y un fueguecito que nos vino de perlas para secar nuestros abrigos y devolver algo de positivismo a la jornada.

Frente al castillo de Dunluce en el interior de una preciosa cafetería

Un café, té, un par de chocolates calentitos y este riquísimo pastel de bizcocho con nata, mermelada de fresa y fresas fueron el “menú anti-frio” que pedimos.

Postre de nata, fresas y mermelada que nos sirvieron en la cafetería del castillo de Dunluce

Yo no se la de tiempo que echamos en la cafetería, pero, ¡qué bien nos sentó y cómo lo gozamos! Aquel lugar nos devolvió la energía que necesitábamos y lo más importante: la idea de loca de regresar al finalizar la jornada al bosque aunque nos supusiera unos cuantos kilómetros más.

Un cuento de hadas 100% accidental

Según lo planeado, al terminar el día, pusimos de nuevo rumbo al bosque donde rodaron Juego de Tronos. A penas quedaban 30-40 minutos de luz y pese a que el sol debia estar aún afuera, enormes nubarrones, viento y lluvia convirtieron lo que se supone que iba a ser un atardecer precioso en un infierno de lluvia y viento que nos hizo querer desistir de nuevo.

Típica pradera de ovejitas del norte de Irlanda

¡Qué mala suerte! Nos repetíamos una y otra vez. Sin embargo, tozudos como mulas y con cierta confrontación dentro del grupo ya que no tenía sentido regresar así, pero regresamos :-D De perdidos al rio, como se suele decir.

The Dark Hedges, el camino de Juego de Tronos en Irlanda

Al llegar, debido a la lluvia, no encontramos a nadie. ¡Lógico! Quién en su sano juicio estaría a punto de anochecer en un bosque, con viento y lluvia. Nadie. Sin embargo… ocurrió el milagro por el que ninguno apostábamos ni un céntimo.

Julia en el camino de Juego de Tronos

A penas quedarían 10 minutos de luz y de pronto, cuando el sol estaba a puntito de decir adios… escampó. En ese momento, enormes, fuertes y resplandecientes rayos de luz dorada comenzaron a colarse entre las fantasmales ramas de los hayedos de la conocida como Senda de los espectros para convertirse en la Senda de los sueños.

The Dark Hedges al atardecer iluminado por los rayos del sol

No podíamos creer lo que nuestros ojos veían. Todas esas imágenes que había visto del camino de Juego de Tronos en Irlanda eran ciertas, ¡y estábamos ahí! Os aseguro que estas fotos no tienen Photoshop. Y pensar que habíamos estado a puntito de tirar la toalla y darnos media vuelta. En un momento así, uno se vuelve filosófico y te da por pensar la de situaciones maravillosas que a diario se pierden por tirar la toalla en el último momento.

Fotografía de Diario de un Mentiroso de The Dark Hedges

Aquel bosque, donde los caminantes blancos se dieron a conocer por primera vez en Juego de Tronos, fue la metáfora perfecta de cómo debemos comportarnos en la vida. Tirar la toalla nunca es una opción pese a que todo se vuelva muy oscuro o gris.

Lights in the darkness, una de las mejores fotos del bosque de Juego de Tronos en Irlanda

Que los días que empiezan grises y frios no cambien tu sonrisa. A veces las cosas torcidas dan pie a que surjan otras rectas. Aunque la vida te dé palos y malas experiencias… piensa siempre, que todo eso puede ser pieza esencial para llegar, más tarde o temprano, a ese cuento de hadas que ahora mismo no llegas ni a imaginar. Como nuestro camino de Los Hayedos Oscuros :-)

Información práctica si quieres visitar este bosque

Si tras este reportaje queréis visitar el bosque donde se grabó Juego de Tronos en Irlanda, a continuación os dejo información práctica que a lo largo de estos meses habéis ido preguntándome por mi página facebook, Instagram y correo electrónico. Si os surgen más dudas ya sabéis, dejar abajo en comentarios la duda concreta y en cuanto pueda os la respondo!

¿Dónde está y cómo llegar a The Dark Hedges?

El bosque donde se rodó GOT está en la carretera de Bregagh Road. Nosotros fuimos en coche de alquiler desde Dublín y tardamos unas 2 horas. Por aquí os dejo la coordenada exacta del lugar donde está el bosque por si queréis ubicarla en vuestros GPS y aquí la web del comparador de coches de alquiler donde siempre alquilo mis coches.

¿Hay más lugares donde se rodara Juego de Tronos en Irlanda?

Nosotros sólo visitamos este escenario de la serie pero aquí os dejo un tour organizado por lugares de Juego de Tronos que durante un día recorre un montón de escenarios de la serie en Irlanda e Irlanda del Norte. Tal vez os interese ;-).

¿Dónde os quedasteis a dormir en Irlanda?

Nuestro campamento base durante todo el viaje fue Dublín. Por aquí os dejo un post con algunos de los mejores lugares donde dormir bueno, bonito y barato en Dublín que seguro que os vendrá de perlas.

¿En qué capitulo de Juego de Tronos aparece este bosque?

Aparece en el 2×1 titulado “El norte no olvida”. Por aquí os dejo el link al momento exacto.

Todos subidos a un puente colgante en Irlanda del Norte

Este post, en el bosque Dark Hedges de Irlanda, lo dedico a Julia, Juan y Diana. Mis andaluces por el mundo a los que tanto quiero.