Preguntas y respuestas del mundo maya en Yucatán

calendario-maya

Misterios y leyendas giran entorno a una de las civilizaciones con la mayor colección de interrogantes a lo largo de su historia. Se desconoce el cómo y cuándo desaparecieron, el por qué de su obsesión por medir el tiempo, el cómo aprendieron santísimas cosas sobre el universo simplemente con la observación del cosmos y muchísimas otras historias que giran entorno a ellos convirtiéndolos poco menos que en profetas de nuestros tiempos dejando un calendario por legado con fecha de inicio y fecha fin para un supuesto “fin del mundo” que a día de hoy acongoja a más de uno.

Apenas 3 días quedan para el 21 de Diciembre. El famoso “Día D”. En multitud de lugares del mundo ya se preparan para lo que pueda suceder. En España, un 20% de las personas cree en el fin del mundo en esa fecha y en EE.UU un 50% confiesa estar seriamente acongojado. Estos datos se reflejan en un aumento de la demanda de bunquers subterráneos y de compra de provisiones. La leche en vinagreta.

Puede parecer oportunista que a 3 días escriba de ello pero la verdad es que me ha venido al dedo el hablar sobre los mayas estos días ya que por mas que oigo hablar sobre sus profecías y falsos Apocalipsis no dejo de acordarme de cómo nuestro amigo Luís, guía en Chichen Itza y descendiente maya, nos respondió a muchos interrogantes sobre la cultura maya y cómo no, sobre el “Fin del mundo” o tal y como él decía “Fin de ciclo”.

Apocalipsis, la destrucción de la tierra, inundaciones, el caos en el planeta… se oye de todo sobre el fin del mundo debido a las profecías mayas, pero exactamente, ¿cómo ve el mundo maya todo este fenómeno del fin del mundo?

En Agosto del 3113 a.C es cuando los mayas empiezan a registrar los días y a predecir el futuro. El fin de esta era 21 de Diciembre de 2012. ¿Por qué toman estas fechas? Un día en la tierra dura 24 horas pero en las galaxias, un día dura 25625 años, dividido en 5 eras llamadas las eras del Sol. Cada era son 5125 años. Esas eras son mañana, tarde, tarde-noche, noche, noche-mañana. Nosotros nos encontramos en la ultima de esas fases donde según las profecías mayas los problemas del mundo se empiezan a intensificar: Guerras, contaminación, deforestación… muchísimas cosas que están ocurriendo hoy en día porque estamos durmiendo (última fase noche-mañana) y estamos destruyendo la vida aquí en la tierra.

Cuando lleguemos a ese despertar teóricamente comenzará una era en la que nos comenzaremos a preocupar y a velar por la tierra madre. Una era que ya ha empezado con los nuevos avances tecnológicos como energías renovables, protocolos de contaminación y programas de conservación de especies pero que como podemos ver aún no es suficiente y se vulnera día a día.

¿Pero porqué los mayas pusieron como fecha 0 Agosto del 3113 a.C y como fecha fin el 21 de Diciembre de 2012?

Esas fechas fueron elegidas en función de la observación de los astros, su nacimiento y muerte a partir de fogonazos en el cielo. No se sabe con exactitud qué evento pudieron ver en el cielo para dar pistoletazo de salida en el 3113 a.C pero algo ocurrió para que ellos lo dieran por iniciado. Cada nuevo ciclo estaba iniciado por un acontecimiento del cielo.

¿Es el 21 de Diciembre el fin del mundo?

2012 no es el fin del mundo, es el fin de un ciclo que da paso a un nuevo ciclo de renovación, el ciclo de una nueva generación. Una nueva era que parece haber empezado ya.

¿Por qué desaparecieron los mayas sin dejar ni rastro? No se encontraron indicios ni de guerras, ni epidemias, etc…

Los mayas en realidad nunca desaparecieron. Estas ciudades nunca fueron encontradas vacías. Los colonos que llegaron a estas tierras los tomaron por esclavos con el fin que todos conocemos. Estas tierras fueron expoliadas pero los mensajes que llegaron a occidente fueron completamente distintos. Los colonos trajeron el mensaje de tierras vacías, sin oro ni plata con el único fin de que desde occidente se les diera playa y oro con los que comerciar en su expansión por nuevos territorios. Avaricia. Obtenían por un lado (América) y por otro (occidente).

De hecho aquí me tenéis, descendiente maya y encima hablo su lengua.

Chichen Itza, misterios llenos de simbología y sonidos

La mañana amanecía muy lluviosa. Lo que a priori pensábamos que iba a ser un problema finalmente resultó ser mucho mejor. Según nos contaba Víctor durante el camino a Chichen Itza, visitar las ruinas con algo de lluvia sería mucho mejor que sin ella debido a la humedad y mosquitos. Yo al principio pensé que lo decía por consolarnos ante el chaparrón que caía pero la verdad es que en cuanto salía el sol los mosquitos parecían querer devorarnos con una humedad aplastante.

El camino se fue largo. Desde Playa del Carmen a las ruinas de Chichen Itza hay más o menos unas 3 horas. Nuestro hotel estaba algo más cerca de las ruinas pero por el camino, a parte de charlar y aprender sobre la cultura y costumbres mexicanas tuvimos tiempo de pinchar y conocer a unos perrillos la mar de simpáticos.

Debe ser costumbre eso de pinchar por el camino ya que me resultó curioso que ese taller de pinchazos estuviese ahí en mitad de la carretera y que más adelante viéramos más talleres ambulantes similares.

Si no fuera por estos ratitos… qué sería de nosotros!

Por fin, tras un largo camino y el momento pinchazo, llegamos a las ruinas. Según llegamos sacamos el ticket y conocimos a Luis, la persona a la que entrevistamos arriba.

¿Sabíais que los mayas fueron los inventores del chicle a partir de una resina que sacaban de un árbol llamado “zapote”? ¿Qué ser bizco era símbolo de estatus social y que a los niños les ponían una bolita colgando entre los ojos para dejarles bizcos?

Es alucinante la cantidad de cosas curiosas que los mayas hacían.

Los mayas practicaban unas técnicas de deformación de cabezas. Con ayuda de unas maderas dejaban al individuo como si fuera un cabeza-cono con el fin de poder colocar más fácilmente elementos decorativos. También pensaban que así serían grandes pensadores como matemáticos, astrólogos, etc… Ellos pensaban que a más tarro más sesera, cosa que yo discuto porque conozco a cada cabezón con menos de 2 dedos de frente que… en fin.

Según parece enterraban a sus muertos en sus casas o las casas de los vecinos y en el caso de tratarse de un noble, enterraban a estos junto a sus sirvientes, estuvieran vivos o no, les cortaban el gaznate y al hoyo.

La palabra amor y la palabra dolor eran representaban del mismo modo. Curioso, ¿no creéis? Más de uno opinaría que ambas muchas veces son lo mismo.

Como si hubiéramos descubierto la pólvora. Así nos quedábamos con cada cosa que descubríamos sobre los mayas y más aún cuando Luis nos demostró como Chichen Itza visto desde el aire es un mapa del cosmos. De hecho cada lado de la pirámide de Chichen Itza tiene 91 escalones, que multiplicados por los 4 lados que hace la pirámide hacen 364, más el escalón superior, la última planta, 365. Los días solares.

Las ciudades fueron construidas en función del movimiento de las bandas celestes. Esas ciudades son como inmensos mapas de cielo pero representadas en forma de edificios. Alucinante.

Tengo que decir que intactos lo que se dice intactos no encontraron los edificios.

Aquí os dejo unas fotografías que conseguí allí mismo, en Chichen Itza, en la que os muestro fotografías antiguas de las ruinas de Chichen Itza.

Flipando estábamos con las muchas explicaciones sobre la vida de los mayas cuando llegamos a los pies de la megafotografiada pirámide de Kukulcan.

La torre Eiffel de México, el Bigben de los Mayas, la estatua de la libertad de la Riviera Maya. Un símbolo hoy día y mucho más hace miles de años.

A día de hoy está terminantemente prohibido subirla a pie. Sus empinadísimas escalinatas bien merecen un arnés y subir a pelo es algo poco recomendable y que explica perfectamente accidentes del pasado, con consecuencias fatales, que obligaron a la prohibición de su subida.

Pues bien, una vez allí, Luis nos miró y nos dijo: “vamos a despertar al Quetzal”. Nos miramos y  acto seguido, vimos a este dar palmadas con un inesperado eco en forma de Quetzal que parecía salir de la pirámide.

Es un misterio aún sin concluir si la construcción de la pirámide se hizo con el propósito de lograr este sonido para que las gentes de la zona aprendieran su sonido o si simplemente es fruto del azar. Podría ser, pero podéis estar seguros que lo que os muestro a continuación no es fruto de casualidades. Os hablo de lo que sucede todos los años en el equinoccio de Otoño. Echad un ojo a esta pequeña explicación. Vais a flipar.

¿Cuándo? El 21 de Marzo y 22 de Septiembre de cada año, día clave en la ciudad maya de Chichen Itza en la que cientos de personas se concentran para ver la bajada de la “serpiente emplumada” en forma de sombra, al atardecer, por los 21 metros de altura de la pirámide maya. Una pasada. Es alucinante como estos tipos aprendieron a construir estos edificios teniendo en cuenta el movimiento del sol, los astros y las dimensiones y lugar en el que debía construirse la pirámide para que la sombra se proyectase perfectamente.

Nuestro camino continuó camino al campo de juego de pelota maya. De los más grandes que se conocen.

El juego consistía en mantener la pelota el máximo tiempo posible sin tocar el suelo. En la cancha había 2 aros de piedra por los que debían pasar la pelota obteniendo la victoria inmediata del equipo o bien, simplemente tocar el aro, lo que supondría puntos extra.

Lo alucinante de todo esto es que el juego de pelota no sólo representaba ocio en la cultura maya. Al parecer se jugaban partidos apostando decisiones políticas entre pueblos e incluso se utilizaba como sacrificio con prisioneros que ponían a jugar en partidos amañados para su posterior corte de gaznate sobre calaveras como la que os muestro a continuación y que se encontraba en el centro del suelo de la cancha.

Ek Balam, la estrella del Jaguar

Fueron las primeras pirámides que visitamos y la primera toma de contacto con el mundo maya, la selva y sus mosquitos.

Según llegamos, atravesamos la ciudad, bastante bien conservada con su campo de juego de pelota, observatorio astrológico y la acrópolis.

Nos sorprendió el perfecto estado de todo. Parecía que acabaran de abandonar aquello por arte de magia.

Esta última una mole de 162 metros de anchura y 33 de alto (unos 11 pisos)

La subida como podéis imaginar… fue durita. Mi vértigo y yo no nos llevamos muy bien y como se puede apreciar en la imagen… la baja impresiona lo suyo.

Pero lo hice, logre superarlo como un campeón y desde lo alto disfrutamos de unas vistas espectaculares de la selva.

Estas superconstrucciones venían a significar montañas para los mayas.

Como podéis ver no hay ni una sola elevación en toda la extensión de selva que se aprecia. Yucatán es plana, plana, plana.

Descubriendo y escalando Coba

Si ya me dio algo de canguele el subir a la acrópolis de Ek Balam… la subida a la pirámide de Coba no iba a ser menos. Las ruinas de Cobá se encuentran nuevamente en mitad de la Selva y a pocos kilómetros de las preciosas ruinas de Tulum, junto al mar.

A nuestra llegada nos topamos con multitud de bicitaxis. Una auténtica legión de pequeños bicicleteros que nos invitaban a enseñarnos las ruinas de coba en bicicleta. ¿Razón? Para nada pijerío, la caminata es seria. Desde la entrada a la pirámide principal hay aproximadamente 2 kilómetros.

Nosotros decidimos hacer un mix. La ida la hicimos andando y el regreso, por 10$, lo hicimos en bicitaxi.

Una vez en la pirámide, qué deciros. Una mole de 42 metros de altura y escalones de todos colores y estado de conservación.

Un reguero de hormiguitas recorría la pirámide de arriba abajo. Unos escalaban a lo gollum, otros parecían jaguares y otros el chiquito de la calzada. ¿Razón? El acongoje. Imaginaos lo que debe sentirse al subir un edificio de 14 pisos agarrados a una cuerdecita mientras subes por diminutos escalones y una inclinación de 35º (coged un trasportador de ángulos y una regla para que os hagáis una idea).

Ya lo advertían en la entrada.

Pero como machotes hicimos el cabra… o mejor dicho, lo intenté. A cada paso que daba sentí el vertigo recorrer todos los bellos de mi piel. Fue una terapia curiosa pero que no pude finalizar. Me quedé a escasos 7-8 metros de la parte final pero decidí no subir lo que faltaba porque no me veía capaz de volver a bajar desde lo alto.

En el punto donde me quedé, las vistas ya eran insuperables pero Diana, más valiente que el mendalerenda, logró subir y tomo esta fotografía. La inmensidad de la selva.

No creo que por 7 metros más fuese a ver nada nuevo y mi vértigo podía hacerme una mala jugada que podría significar la cuerpada del año a nivel mundial.

Una vez abajo, iniciamos nuestro regreso, selva a través, en bicicleta, como ya dije antes.

Un chavalito muy majo que nos llevó de aquí para allá enseñándonos pequeños restos de ruinas en mitad de la selva como este observatorio astrológico, siempre presente si os fijáis en todas las ciudades mayas.

Y lugares donde podría vivir el mismisimo Mowgli de El Libro de la Selva junto a Balú.

Tulum, las ruinas del mar

En un principio esta ciudad se llamaba Zamá, que venía a significar “Amanecer”, pero se le cambió el nombre por “Tulum”, que significa en maya “muralla”, según dicen cuando ya eran ruinas.

Nuestra experiencia allí fue fantástica. Llegamos a eso de las 8 y pico de la mañana, poquitas, muy poquitas personas se veían por allí. Los grupos de turistas de las cadenas hoteleras aún no habían llegado a las ruinas y podría decirse que tuvimos todo Tulum para nosotros.

Bueno, para nosotros y para las iguanas, que están desperdigadas por todos sitios.

Parecían las guardianas de aquel lugar.

Y posaban como si de un calendario se tratase.

A medida que paseábamos por la costa, junto al mar Caribe, de ruina en ruina y de caminito en caminito, íbamos descubriendo poco a poco más y  más rinconcitos espectaculares.

Y por supuesto el color del Mar Caribe

Nuevos puntos de vista que quitaban el hipo. Lo malditos mayas tenían buen gusto, si señor.

Imaginad lo que debe ser presenciar un amanecer desde aquí. Alucinante.

Por eso os hacía mención antes al nombre originario de los mayas, “Zama” o como viene a significar en nuestra lengua “Amanecer”.

“Eres el gobernante (batab) de Tulum.
Miras al horizonte y observas grandes barcas con mantas colgadas de palos.
Te resultan extrañas.
Se acercan, ves a sus navegantes, ninguno desciende y se alejan.
Te preguntas ¿quiénes son?, ¿de dónde vienen?, ¿qué quieren? o ¿serán amigos?”

Este pudo ser el escenario en el que se dió el primer contacto con los españoles en la ciudad de Tulum, posteriormente, el régimen español se introduciría paulatinamente en la estructura social maya hasta introducirse en la sociedad.

Visitando una aldea maya

Antes hablábamos de la supuesta desaparición de los mayas y precisamente aquí os hablaré de una de las visitas en las que más ilusión habíamos puesto. Nos habían hablado de pequeñas poblaciones en mitad de la selva.

Construcciones de madera y caña con fuego por vitrocerámica y la caza por supermercado aunque por lo que pudimos ver, poquito a poco se van modernizando o como  yo digo “contaminando”. Pero muy poquito a poco, gracias a Dios.

Uno de los propósitos de nuestra visita, al margen de conocer su forma de vida en pleno s.XXI, sería la de regalar a los niños pequeños, hijos de esos mayas, juguetes, cuadernos y lápices de colores.

Fue curioso como el niño nada más vernos parecía pedirnos los juguetes. El tío tenía la lección bien aprendida a la hora de pedir juguetes. Se conoce que no éramos los primeros ni tampoco seríamos los últimos en hacer de reyes magos.

Dentro de la cabaña pudimos ver como vivían. Según nos contaron, al igual que hace cientos de años, los hombres salen a cazar a la selva mientras que las mujeres, tal y como veis en la imagen, permanecen en casa al recaudo de los niños y cocinando.

Y conocimos a Natasha, una mona que por allí andaba junto a otros animalillos.

Aquí las tenéis. Las famosas “Matahambre”, tal y como ellos las llaman. Tortitas de maíz 100% artesanales que no rechacé pero que así, a palo seco, piden a gritos un poquito de pimiento, pollo frito y chile porque la palabra “insípido” se queda corta para lo que sabía.

Reflexiones Mayas

El 21 de Diciembre espero que acabe el mundo. Quisiera que terminara lo que a día de hoy vemos. Destrucción, guerras, egoísmo entre los pueblos y clases de la sociedad. Nos estamos cargando el planeta. Nos estamos cargando la vida en él.

Tal vez ese es el mensaje de unos profetas, los mayas, que parecen viajar desde el pasado hacia su futuro, que es nuestro presente, para decirnos que ya basta, que debemos cambiar. Esperemos que así sea, que sea el fin del mundo, el fin del mundo que hoy conocemos en favor de uno mejor.

Información práctica si quieres vivir estas experiencias

  • ¿Dónde contratar un guía para Chichen Itza?: En la misma puerta de acceso a las ruinas encontrarás a muchos guías que te explicarán de forma muy amena todo el recorrido. El guía viene a costar unos 500 pesos por grupo. Independientemente de si sois 2 o 5 personas.
  • ¿Cuánto vale entrar a Chichen Itza y qué horarios tienen?: La entrada cuesta unos 166 pesos por persona con la opción de realizar una visita nocturna a las ruinas de Chichen Itza. Si quieres sólo el espectáculo nocturno te viene a costar unos 69 pesos. El horario es de 8 de la mañana a 5 de la tarde.
  • ¿Cuándo son los espectáculos de luz de las ruinas?: En Verano y Otoño a las 20:00pm y en Invierno y Primavera a las 19:00pm
  • ¿Cómo llegar a Chichen Itza?: En este enlace te explican perfectamente cómo llegar a las ruinas tanto en coche, como autobús.
  • Formas de recorrer las ruinas de Coba: Tal como comentaba es la forma más cómoda de visitar las ruinas de Cobá. Lo ideal es que según llegues hables con los muchos “bicicleteros” que esperan en la entrada. Te sale por 100 pesos el recorrido. También tienes la opción de alquilar bicicletas de toda la vida. El precio es bastante inferior, unos 35 pesos por una hora.
  • Horarios y precios de las ruinas de Coba: El precio a día de hoy es de 57 pesos por persona y el horario es de 8 a 5 de la tarde.
  • Horarios y precios de las ruinas de Tulum: El precio y horario es idéntico al de las ruinas de Coba. Como decía arriba, es muy aconsejable ir nada más que abran para evitar el barullo de los hoteles. Como decía 57 pesos por persona y el horario es de 8 a 5 de la tarde.
  • Dirección de las distintas ruinas mayas para vuestros GPS: Chichen Itza (ver en mapa), Ek Balam (ver en mapa), Coba (ver en mapa), Tulum (ver en mapa).
  • Excursión a una aldea maya: Con el fin de preservar estos lugares me reservo el publicar la ubicación de la aldea maya. Si alguien tiene mucho mucho interés puede contactarme por redes sociales.