Aventura “Inside the Volcano” en el interior del volcán Thrihnukagigur

Según narra el libro de Julio Verne de “viaje al centro de la tierra“, Axel, el protagonista de la historia, vivía con su tío Otto, profesor de mineralogía, en Hamburgo. Un buen día, Otto regala a su sobrino Axel un valioso y antiguo manuscrito en cuyo interior encontrarían por sorpresa un pergamino que contendría un valioso mensaje oculto bajo unos caracteres rúnicos, que con mucho esfuerzo, lograrían descifrar obteniendo como resultado el mensaje de un alquimista islandés que describiría el lugar exacto donde iniciar un increíble viaje al centro de la tierra: el cráter del volcán Snæfellsjökull, en Islandia, no muy lejos de Reikiavik.

Bóveda de colores que encontramos al hacer la excursión Inside the volcano

Pues bien, hasta allí, hasta Islandia y siguiendo las pistas de Julio Verne, Axel y su tío Otto; nosotros 4: Javi Lanister, Manolito Stark, Alberto Targarian y yo, Mike Nieve; nos empeñamos en querer vivir nuestro particular viaje al centro de la tierra en una aventura sin precedentes hacia el interior de un volcán gracias a la experiencia “Inside the volcano” a través de un viaje hasta el interior de la cámara magmática del volcán Thrihnukagigur.

Vistas de todo el Parque Nacional de las Blue Mountains desde lo alto de la cima del volcán Thrihnukagigur

De Reikiavik a la “Blue Cabin”, el punto de encuentro

La noche anterior prácticamente no habíamos dormido. Imaginaos lo que podemos dormir con el sol fuera durante 24 horas, los ronquidos de 2 dinosaurios como Javi y Manolito y la excitación de saber que en pocas horas íbamos a poder ir al interior de un volcán.

Nuestra habitación en Reikiavik a las 4 de la mañana con sol por la ventana

Vamos, que veníamos de empalmada y sin comerlo ni beberlo, con un resacón gigantesco pero con las pilas a tope y un solazo que ya pegaba desde las 4 de la mañana, salimos desde Reikiavik hasta el punto de encuentro donde nos reuniríamos con los guías que nos llevarían hasta la entrada del interior del volcán Thrihnukagigur, nuestro objetivo.

Paisajes del Blue Montains National Park en Islandia

Ya en carretera, estos escenarios que veis se puede decir que fueron los primeros paisajes de Islandia con los que nos topamos.

Paisajes de las carreteras de Islandia para ir al volcán Thrihnukagigur

Enormes llanuras salpicadas por lo que se presumía que eran los primeros conos volcánicos que veíamos en el viaje.

Paisajes durante el trekking al volcán Thrihnukagigur

Aún no nos habíamos bajado del coche, todavía quedaban 9 días por delante y si la cosa ya pintaba de esta forma… madre mía qué viaje por Islandia nos esperaba aún por delante!

Rumbo al punto de encuentro de la excursión Inside the Volcano

Tras 30 minutos por carreteras como estas desde que salimos de Reikiavik, por fin, llegamos a nuestros punto de encuentro, la llamada “Blue Mountain Cabin“, una caseta en mitad de la nada más absoluta del conocido como Blafjoll Country Park que rodeada de preciosas montañas y bajo un sol espectacular… nos sobrecogió dejándonos a todos con la boca abierta. Un flipe de lugar.

Cabin Blue Mountains en Islandia

Ni 5 minutos pasaron desde que nos bajamos del coche cuando de pronto aparecieron por allí los primeros guías, que tras un charloteo muy simpático, se adelantarían a nosotros a bordo de un par de bicicletas 4×4 hasta la entrada del volcán.

Guías de montaña en Islandia con bicicletas todoterreno 4x4 de ruedas enormes

El resto de guías así como el resto de personas del grupo, llegarían casi al momento de ver machar a los guías con las bicis 4×4 y tras un pequeño breafing donde nos explicaron los 45 minutos de ruta de trekking hasta el volcán… ¡comenzamos a patear!

¡Trekking al cráter del volcán Thrihnukagigur!

Desde la Blue Mountain Cabin hasta el cráter nos separarían 3 kilómetros de espectaculares paisajes.

Montañas y volcanes cercanos a Thrihnukagigur

A lo largo del recorrido lo mismo atravesabas maravillosas llanuras flanqueadas tan solo por montañas.

Senderos de piedra entre campos de lava

Que de pronto, sin previo aviso, el paisaje cambiaba y la nieve cubría tus pies teniendo que caminar sobre ella durante varios minutos hasta volver a tierra seca.

Senderos de nieve durante el trekking en el Inside the Volcano

Siempre me ha maravillado la magia de los viajes que te permite coger un avión, esperar 4 horas y verte de pronto rodeado por estos paisajes. Y es que ahí, en ese instante, en ese trekking hacia el volcán Thrihnukagigur hacía sólo 24 horas que estábamos en Sevilla! Os parecerá una tontería pero a mi me encanta :-D

Preciosas montañas de Islandia nevadas a lo largo del Blue Montains National Park

Fijaos que paisajes de lava tan extraordinariamente desoladores.

Maravillosos paisajes de lava de Islandia

Según nos dijeron, la superficie de la luna es muy, muy similar a estos paisajes lunares que veis.

Campos de lava de volcán en Islandia

A lo largo del camino nuestros guías nos fueron contando la historia y curiosidades sobre los volcanes de Islandia.

Un alto en el camino de nuestro guía en la ruta a Thrihnukagigur

Sin ir más lejos, nos comentaron que no era de extrañar que bajo nuestros pies hubiera ríos de lava. Así, ¡tal cual! ¿Y esto por qué? Preguntamos. Sencillo. Las placas eurosiática y americana se estaban separando poco a poco, originando una gigantesca cordillera subterránea que atravesaba Islandia y cuyo centro estaría justamente donde nosotros estábamos en ese momento haciendo el trekking. “Olé, tocate los huevos“, dije yo.

Túneles subterráneos de lava durante el trekking hasta el volcán Thrihnukagigur

Y es que este hecho explica la razón de que en Islandia podamos encontrar en torno a 200 volcánes, algunos de ellos muy activos, debido a que la corteza terrestre no pare de moverse originando de esta forma que la tierra se reajuste pegando petardazos cada 2 por 3 convirtiendo al país en uno de los lugares de mayor actividad volcánica del mundo. Qué bien me explico. Madre mía de aquí a vulcanólogo.

Campos de lava que travesamos para ir dentro del volcán Thrihnukagigur en Islandia

Como una bomba de relojería en calma. Así podríamos denominar a Islandia :-) Eso sí, una calma que se rompe para los islandeses cada 3-4 años acompañada de un más que probable jaleo piropláctico que muchos ya conocemos después de haber sufrido la última explosión del volcán Eyjafjallajökull. Sí, el innombrable que jodió los vuelos de media Europa y dejó escenas apocalípticas en Islandia con inundaciones y ríos de lava.

Paisajes de Islandia camino del volcán donde vivimos la excursión Inside the volcano

En fin, nosotros seguimos caminando por nuestra queridísima cordillera explosiva, yo decidí callarme que soy gafe y poquito a poquito nos acercábamos más y más al cráter del volcán Thrihnukagigur.

Trekking entre volcanes en Islandia

Una sopa volcánica para calentar motores

La ruta prácticamente había llegado a su fin, de hecho teníamos el volcán ahí mismo pero uno de los guías nos indicó que antes de subir al volcán debíamos pasarnos antes por una caseta donde nos “equiparían” (eso sonaba bien) y de paso tomaríamos un cafelillo o sopita volcánica cortesía de nuestros amigos islandeses.

Campos de lava con la caseta donde nos equiparon para subir al Thrihnukagigur

Junto al cafelillo y el equipo, previamente nos darían una pequeña charla con normas e instrucciones a seguir en el interior del volcán.

Atendiendo a las explicaciones justo antes de subir y entrar al Inside the Volcano

En resumen, nos dijeon que en el interior del volcán está terminantemente prohibido pillar piedras para el mueble bar, que había que obedecer y seguir en todo momento al guía, no salirse de las áreas delimitadas por cuerdas en el interior del volcán y sobre todo mucho cuidado con la denominada como “Área de iphones caídos“. Adivinad por qué la llaman así :D

Tras la charla, hora de ponerse el equipo para bajar al interior del volcán. Casco, arnés bien apretadito a la huevera y… ¡foto de equipo volcánico!

Los 4 vestidos con el equipo de cascos y arneses para entrar al volcán Thrihnukagigur de Islandia

¡Llegó la hora! Rumbo al interior del Thrihnukagigur

Ataviados con el equipo, comenzamos a ascender hacia lo más alto del cráter del volcán durante un minitrek de 4-5 minutos que os llevará hasta un espectacular mirador en lo alto de la cima del volcán Thrihnukagigur.

Mirador hacia Reikiavik desde el volcán Thrihnukagigur

Allá arriba, las vistas de Reykiavik y toda la península de Reykjanes son sencillamente espectaculares.

Mirador a Reikiavik

Merece la pena hacer clic en la imagen y la veáis en grande para poder disfrutarla en condiciones (así como el resto de imágenes de este post).

Paisajes desde lo alto de Thrihnukagigur

El momento de la verdad había llegado. Ya veíamos el borde del cráter del volcán. ¡Me parecía mentira dónde estábamos! ¡No todos los días se puede visitar un volcán! Sin más, nos apretaron de nuevo el arnés para terminar de destruir nuestras partes nobles, nos amarraron a una vía de seguridad para que no pudieramos escapar de allí y comenzamos a caminar por una pasarela de metal que nos llevaría hasta una canasta elevadora en la que cabríamos los 4 más el guía. ¡Qué emoción!

Ascensor al interior del Thrihnukagigur

Ultimas indicaciones antes de comenzar a bajar. Las manos dentro por si acaso. El guía observa que todo esté correcto y al grito de “Here we go!” accionó el mecanismo del elevador que tras soprepasar la zona más estrecha del cono magmático del volcán de pronto nos deja en absoluta suspensión!

Descendiendo en ascensor al interior del volcán Thrihnukagigur

Más de 120 metros de caída libre bajo nuestros pies. Ahí es nada. Falla algo y al carajo. El bicho poco a poco empezó a bajar por el agujero del volcán. Lento, muy lento… Despacito no la vayamos a liar. La oscuridad poco a poco se empezó apoderar de la situación y los focos del ascensor empezaron a iluminar el tesoro que la madre naturaleza había tallado allá adentro. “¡Mirad el agua cómo cae!” Gritábamos alucinados. Poco a poco el monstruo del interior de la tierra empezó a hacer aparición. Los colores empezaron a brotar de las paredes y la emoción poco a poco se apoderaría de nosotros. Aquí tenéis el descenso entero ;-) Una vídeo vale más que mil palabras.

Una vez abajo las sensaciones eran de todo tipo. Mirar arriba, por donde habíamos bajado… pfff… madre mía. 120 metros en 5 minutos de bajada. Para que os hagáis una idea ese puntito luminoso es la canasta. Flipad.

Ascensor para entrar al volcán Thrihnukagigur y vivir la experiencia Inside the volcano

Y del volcán por dentro… ¡qué os voy a contar…! Ahí estamos, en el interior de la cámara magmática del volcán Thrihnukagigur. Fijaos qué colores, mirad qué lugar :-)

Flipando en el interior del volcán de islandia

Amarillos, ocres, lilas, rojos, azules, verdes… todo tipo de tonalidades por las paredes de la cavidad. Qué entorno. Qué maravilla de lugar tan solo cincelado por la mano de la naturaleza. Indescriptible. Observad.

Interior de la bóveda coloreada por el magma del volcán Thrihnukagigur

En el interior, siempre dentro de las cuerdas de seguridad, podréis estar entre 20-30 minutos y justo antes de empezar os darán una pequeña explicación para situaros un poco acerca del lugar en el que estáis. No todos los días uno puede entrar al interior de un volcán como el Thrihnukagigur. Ser conscientes del lugar en el que estáis y cómo se formó es importante para flipar más aún del lugar ;-)

Para que os hagáis una idea, dentro del volcán caben cerca de 3 canchas de baloncesto por 120 metros de altura. Sería el equivalente más o menos a la Estatua de la Libertad en altura. Una cavidad espectacular que simplemente de pensar que en su día estuvo llena de lava… ¡qué repelús Dios mío! “Como a esto le de por meter un peo nos vamos a freir gárgaras tio!”. Unas 7 u 8 veces pude decirlo. Yo y mi buen rollo de gafe. Gracias a Dios el último petardazo del Thrihnukagigur fue hace 4000 años de modo que seré gafe pero no para tanto.

En el interior del volcán de islandia durante la excursión Inside the Volcano

El volcán está protegidísimo y su historia es bien curiosa. Allá por el año 1974 su interior ya estaba descubierto y fue gracias a un médico aficionado a la vulcanología, Árni B. Stefánsson, que debido a su pasión por este volcán, propusiera el abrirlo al público porque según él: “Su acceso no merece la pena simplemente por la vulcanología sino por la estética. Por la belleza del lugar“.

Alberto en el interior de la cámara magmática del volcán Thrihnukagigur

De ese modo y gracias al buen hacer de Árni, desde hace unos años y aprovechando la maquinaria de acceso que ya existía para los científicos y se comenzaron a realizar viajes al interior del volcán durante los meses de Verano que es cuando la temperatura del interior alcanza niveles soportables. Unos 5-6ºC en el interior del volcán. O sea que no vayas en tirantas my friend.

Cono del volcán Thrihnukagigur desde el interior de la bóveda del volcán

Durante los meses más fríos, en Invierno, el volcán se cierra al público con tal de proteger al volcán de los curiosos y gamberros. Se retira la pasarela, así como el ascensor, de modo que a nadie se le ocurra entrar al interior del volcán a menos que quiera sentir una agradable caída freestyle de 120 metros de altura.

Poder entrar a un volcán de Islandia, una maravilla llena de colores como los de la imagen

Poder estar ahí y ver un volcán por dentro. Una de esas frases que uno se dice en frío así mismo, después de haber salido y que inmediatamente después de decirla, te vuelves a repetir eso de: ¿en serio estuve yo ahí?, ¿en serio hice yo eso?

Inside the Volcano, en Islandia

Te ves en las fotos, sonríes y le das sentido al título de este blog. Parece “mentira” que nosotros cuatro estuvieramos ahí y viviéramos esa experiencia que ni Julio Verne hubiera imaginado de forma más bonita :-)

Interior del volcán Thrihnukagigur rodeado de una bóveda llena de colores

A mis 3 compis de viaje: Alberto Targarian, Javi Lanister y Manolito Stark.

Información práctica si quieres vivir esta experiencia

¿Dónde se compran los tickets para entrar al volcán Thrihnukagigur?

Nosotros los reservamos a través de la empresa española Islandtours. Es súper cómodo reservar con ellos.

¿Cuánto cuesta vivir la experiencia “Inside the volcano”?

Es carete, para que nos vamos a engañar… sale por unos 280€ pero como los precios varían debido a las fluctuaciones de la corona islandesa, lo mejor es que escribáis a Islandtours y miréis si os hacen precio con algún paquete que tengan de excursiones que seguro que trae más cuenta.

¿Qué incluye el precio “Inside the volcano”?

El precio incluye el traslado desde Reikiavik hasta la Blue Mountains Cabin, el trekking hasta el volcán, los 20-25 minutos dentro del volcán así como el cafelito o sopa de cordero en la cabaña a los pies del volcán.

¿Cuánto dura la experiencia “Inside the volcano” y que horarios tiene?

La experiencia total viene a durar unas 3 horas más o menos si sumamos el trekking, el tiempo en la cabaña y el tiempo de disfrute en el interior del volcán. No se hace ni largo ni corto, está genial. Los horarios son estos:

  • 8:00
  • 10:00
  • 12:00
  • 14:00
  • 16:00 (sólo desde el 1 Junio al 31 Agosto)

¿Te llevan hasta el sitio o hay que ir por libre?

Si no te alojas en el mismo Reikiavik no te recogen. En el caso de que no estéis durmiendo en Reikiavik tendréis que ir en coche hasta este punto al menos 20 minutos antes de la hora de acceso:

¿Hace falta algún tipo de equipación en concreto?

El tiempo que tuvimos nosotros es algo un poco raro en Islandia por lo que yo recomiendo calzado de montaña a ser posible impermeable, paraguas y abrigo, ya que en el interior del volcán hace fresquete (5-6ºC). No os precupéis si el día sale horrible de lluvia porque os darán chubasqueros.

¿Es necesario llevar un seguro de viaje?

Yo siempre recomiendo llevar uno y más para un destino como Islandia de modo que como ya he comentado otras veces, el seguro de IATI Seguros va genial y además a mi y mis lectores nos dan -5% de descuento si reservais desde mi blog ;-)

¿Como hacer fotos dentro del volcán?

Intentad llevaros una cámara con gran angular (importantísimo) y a ser posible con una focal 2.8. Os aconsejo que llevéis trípode o en su defecto una bolsita de garbanzos sobre la que apoyar la cámara para estabilizarla.

¿Da vértigo la bajada?

Aunque los 120 metros de bajada te puedan acongojar… tranquilo, está tan oscuro que al no haber objetos de referencia lejanos no sentiras acongoje. Disfruta porque merece la pena :-)

Caseta de información antes de entrar al volcán de islandia Thrihnukagigur